Normalmente, cuando la gente nos dice que se va a someter a una endodoncia en adultos en Móstoles, no reparamos en que no tenemos la menor idea de qué es una endodoncia. Nos suena como algo relacionado con el temido dentista y poco más.

Lo cierto es que si das alas a tu imaginación, podrás visualizar increíbles torturas al realizar una endodoncia en adultos en Móstoles; nada más lejos de la realidad. Realmente, una endodoncia es eliminar un absceso de infección formado en la raíz del diente como consecuencia de una caries a través del canal del nervio dental.

Hace décadas sí que una endodoncia podría parecerse vagamente a las torturas que comentábamos, pero gracias a los avances tanto tecnológicos como técnicos, así como en anestésicos, se ha conseguido que el conocido como tratamiento de canal no duela más que un simple empaste.

La realización es muy sencilla en realidad. Una vez que se ha administrado la anestesia, se realiza una apertura desde la corona del diente con la que se llega a la cámara pulpar. A través de esta apertura y por medio de unas limas especiales, se extrae la pulpa infectada o inflamada desde sus canales hacia el exterior, preparando así el área para la restauración. Se utilizará la irrigación para facilitar la salida y eliminación de los desechos producidos.

Finalmente, las raíces expuestas serán rellenadas con gutapercha y selladas con cemento, quedando así el diente dispuesto para la colocación de una corona o funda que permitirá tanto la masticación como una fonetización adecuada, así como un buen aspecto estético al paciente después del tratamiento.

Ahora que ya sabes que una endodoncia hoy en día ya no es casi como una tortura china, si crees que puedes necesitar una o quieres asegúrate de no necesitarla, acércate hasta el C. Dental Bucosanitario, donde te asesoraremos sin problemas.